UN AÑO CON RETOS PARA NO PERDER RESISTIR LA ESPERANZA
 
logo-procrear
Editorial No. 2
 
 

UN AÑO CON RETOS PARA NO PERDER RESISTIR LA ESPERANZA

Captura de pantalla 2016-10-31 a la(s) 20.14.47 (1) 

JUAN CARLOS CELIS GONZALEZ
COMUNICADOR SOCIAL Y PERIODISTA
ESPECIALISTA MODELO ECO2 MÉXICO – CAFAC
ESPECIALISTA ACCIÓN SIN DAÑO Y CONSTRUCCIÓN DE PAZ
Universidad Nacional (En formación)
Director Fundación Procrear

 

No es menor pensar el papel trascendental de la sociedad civil y el de las organizaciones no gubernamentales en un año dedicado para la consolidación de la paz con uno de los grupos al margen de la ley en los últimos 60 años de vida del país. Tenemos la oportunidad de hablar con niños, niñas y jóvenes como  las nuevas generaciones constructoras de paz, pero también como pueden ser los que miren esta país de otra manera en proyección para el cambio de las políticas sociales que ahora están haciendo tanto peso contrario a las dinámicas de paz que se promueven por parte del Estado.

 

Será un año que por sus características estamos obligados a defender a los líderes sociales y comunitarios que defienden la vida y promueven un estado justo para sus ciudadanos,  obligados a defender a nuestros niños y niñas del abuso, del hambre y del maltrato, obligados a defender a otras poblaciones no como minorías, sino como ciudadanos y ciudadanas con plenos derechos. Definitivamente es una oportunidad inigualable lo que podría empezar a darse en el 2017 para los próximos 20 o 30 años.

 

Los temas abordados por la Fundación también cobran relevancia e importancia en estos tiempos; la prevención al consumo de sustancias psicoactivas, la pedagogía en derechos humanos, trabajo en colegios en el tema de derecho sexuales y reproductivos, atención a temas de prostitución, atención diaria al fenómeno de habitabilidad en calle, acciones que no solo están presentes en el Centros de Escucha “El Parche”, La Escuela de Educación Popular para Niños, Niñas y Jóvenes y las ZOE's  que actualmente lideramos, sino en los otros espacios en los cuales hacemos presencia como son colegios, comunidades de Bogotá y algunos municipios del país. Todos los anteriores temas no están desligados de la construcción  de paz y de la realidad social que vive el país.


Nuestro lema cobra entonces relevancia y lo seguimos reconstruyendo y repensando, seguimos en el camino de RECUPERAR LA CAPACIDAD DE SOÑAR en el marco de la participación ciudadana y en la protección de una vida digna para todos y todas.